AHORA TOCA: Disfrutar de las hortalizas que el huerto nos ofrece y de una sorpresa inesperada

En esta época del año los días son más largos y calurosos y esto nos permite producir en el huerto hortalizas como tomates, pimientos berenjenas, calabacines, calabazas, sandías, melones, pepinos, etc., con las que disfrutaremos de exquisitos gazpachos, pistos, cremas, y un sinfín de recetas que nos ayudarán a soportar de una forma más agradable las elevadas temperaturas que estamos soportando.

Las cebollas ya están listas para recolectar, una práctica que se suele hacer unos 15 días antes de la recolección, es la de pisar o doblar el tallo, con esto conseguiremos acelerar el proceso de secado del mismo y también forzar el cierre del bulbo. Una vez hayamos recolectado las cebollas, si son muchas, podremos almacenarlas en un lugar seco y sombrío e iremos consumiéndolas conforme vayamos necesitando.

Otra tarea que hemos estado realizando cada 15 días, es la de alternar tratamientos de oxicloruro de cobre y un preparado de cola de caballo, de esta forma hemos controlado la aparición de hongos y reforzado las defensas naturales de las solanáceas y cucurbitáceas. La concentración para el oxicloruro de cobre ha sido de 4 g/l y la decocción de cola de caballo de 10g/l, los tratamientos se han realizado a primera hora de la mañana. Ambos preparados son tanto curativos como preventivos en hongos como el oídio, mildiu, roya, septoria, botrytis y phytophthora. Una alternativa al oxicloruro de cobre si se puede aplicar en horas en los que no haya incidencia solar, es la leche desnata según comentamos en un anterior artículo.

Restos de oxicloruro de cobre en planta de tomate

También hemos podido recolectar las flores de lavanda para emplearlas como insecticida contra pulgones. Podemos cosecharlas frescas al inicio de la floración, que tiene lugar en junio-julio y secarlas extendidas sobre un enrejado a la sombra o con buena ventilación, después las almacenaremos. Para poder aplicarlas, haremos una infusión de 100 g de flores frescas o 20 g de secas por cada litro de agua y pulverizar sobre los pulgones.

Además recogimos algunas semillas de las plantas que habíamos seleccionado de variedades locales como son las de espinacas, acelgas, apios, hinojos y lechugas.

Y como curiosidad, este mes, a pesar de lo caluroso que ha sido, el huerto nos ha regalado lechugas. En esa zona teníamos reservadas las plantas seleccionadas para obtener semillas, durante la cosecha algunas semillas habrán caído al suelo y con las temperaturas y lluvias que hubo a finales del mes de junio han brotado y crecido.

Lechugas espontáneas

Publicaciones Similares